Dos acusados niegan haber entrado en casa de una prostituta en Alicante para amenazarla

Policía Audiencia provincialDos acusados han negado hoy en un juicio con jurado celebrado en la Audiencia de Alicante haber irrumpido en casa de una prostituta que había sido inquilina de uno de ellos para amenazarla. La fiscalía y la acusación particular, que ejerce la denunciante, les atribuyen la comisión de un delito de allanamiento de morada y otro de amenazas condicionales y piden provisionalmente para cada uno de ellos penas que oscilan entre los dos y los nueve años de prisión. 

Pretendían que la víctima le devolviese las llaves de un piso de su propiedad en la que había estado viviendo y accediese a firmar la rescisión del contrato de alquiler

Los hechos ocurrieron el 16 de agosto de 2016 cuando los dos sospechosos, un ingeniero de telecomunicaciones, R.C.G., y un amigo suyo, D.L.S., que es técnico informático, se presentaron en el nuevo domicilio de la mujer, en la calle Alférez Sanchís de Alicante. Tal y como ellos mismos han reconocido hoy, durante la primera sesión de la vista, R.C.G. pretendía que la víctima le devolviese las llaves de un piso de su propiedad en la que había estado viviendo y accediese a firmar la rescisión del contrato de alquiler. 

Aunque desconocían su paradero actual, la localizaron en Internet, en un página web donde ofrecía relaciones sexuales por dinero. Según la versión de los acusados, D.L.S. se hizo pasar por un cliente y concertó una cita con ella a petición de su amigo.

La acusación relata que subieron a casa donde vive la mujer, entraron en ella por la fuerza y la agarraron mientras le tapaban la boca para reclamarle la deuda del alquiler

Las acusaciones pública y particular sostienen que subieron a su casa, entraron en ella por la fuerza y la agarraron mientras le tapaban la boca. A continuación, supuestamente, le exigieron el pago de una deuda por el alquiler del piso de R.C.G. que se había incrementado de 200 a 1.000 euros por el tiempo transcurrido. Sin embargo, los implicados niegan haber subido a la vivienda de la denunciante y aseguran por el contrario que se vieron con ella en la calle.

“Ella comenzó a gritarme y a decirme que quién era yo para estar allí y reclamarle nada. Yo solo quería que me devolviera las llaves y me firmara la rescisión del contrato de alquiler”, ha declarado R.C.G., una versión que ha refrendado después el otro acusado.

Ambos han rechazado igualmente que enviaran correos electrónicos amenazantes a la madre de la denunciante o que le manifestaran que iban a revelar a conocidos comunes detalles de su vida privada. El juzgado que instruyó en su día este proceso llegó a calificar los hechos como un delito leve de amenazas con el visto bueno de la fiscalía, pero la acusación particular recurrió esa decisión y la Audiencia de Alicante ordenó juzgar la causa por el sistema de jurado popular. El juicio continua este miércoles con la declaración de la víctima y los policías que investigaron la denuncia y está previsto que concluya el jueves con la emisión del veredicto. EFE

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.