Va de golf – PETIT COMITÉ

Elsa Martínez PETIT COMITÉSi hay un turismo que mola, pero de verdad, de los que mola y mucho, ese es el que va adscrito a los campos de golf más chic de toda la geografía levantina. Hace muchos años contemplábamos desde aquí —en aquel momento de solo sol y playa típicos del turismo más catódico y clásico typical spanish— con verdadera curiosidad esos extranjeros arrastrando los palos de golf en unas preciosas fundas enormes. Cual bohemio de lujo portando su enorme violonchelo, los ejecutivos suecos, ingleses, alemanes o noruegos y finlandeses, iban por aeropuertos de toda la España costera, y especialmente en los nuestros, arrastrando por cintas, entre maletas, esos ‘estuchitos’ gigantes, muy de diseño british que nos transportaban a otros sitios. Entonces Severiano Ballesteros todavía las liaba pardas y comenzó a ponerse muy muy muy de moda darle a unas bolas en los incipientes campos de golf de Alicante.

Entre los más antiguos sigue siendo un hit parade el campo de Golf de Altea Hills, en Altea. Un clásico que junto a un increíble hotel, ha hecho que uno sueñe que está en cualquier lugar del mundo, mirando a un mar increíble. Y después se haga un pedazo de sauna o spa entre madera y cristal de miradores, o en la propia suite de tu habitación con vistas a la sierra. Y de ahí, coger un barquito, hacer un recorrido en moto náutica o simplemente inflarte a Möet o a cava —Pured 316 es lo último más fashion del ecosistema cool... y con granada del campo de Elche antioxidante…— en el BAY CLUB de su puerto exquisito.

Desde Bonalba hasta Orihuela o Pilar de la Horadada, pasando por Rojales, o en el mismo Alicante, todo es glamour verde

Pues de ahí, de ahí partió todo. Entonces empezaron los maravillosos clubs de golf por toda la provincia. Y hoy, desde Bonalba, donde paralelo hay siempre un hotelazo  como el Bonalba suites también, hasta Orihuela o Pilar de la Horadada, pasando por Rojales o en el mismo Alicante por el increíble EL PLANTÍO GOLF de mi querido Manolo Ferri, todo es glamour verde.  El plantío por cierto celebra su aniversario este año, con un cartel de eventos, nuevos hoyos, un green de narices y un club donde comer, tomarte un gin o disfrutar de un atardecer no tiene precio.

Por el sur hoy quiero destacar a dos buenos amigos: Jerónimo Antón y su primo, el genial Santiago Sánchez Román, no tienen precio. Jerónimo, familia de promotores y constructores con narices y muy currantes, me ha enseñado un sitio que no puedo olvidar. Greens Hill es un complejo exquisito, donde además de haberme perdido en su piscina cubierta, su spa, su pedazo de gym mirando al mar y el cielo, colina abajo hay una playa espectacular… además, me ha hecho pensar que hemos aprendido algo. Que esta nueva generación de gente simpática, currante, joven, contemporánea y brutal de empresarios que tenemos no para de darme sorpresas… Él y su primo, con la inmobiliaria Sánchez Ferrer no paran de viajar por el mundo y el mundo a viajar en ellos. Cuando uno lo hace bien, lo hace bien. Y a las pruebas me remito, entre ellos, ya manejan promociones por todo Elche, Santa Pola, Playas de Orihuela, Torrevieja… y así creciendo con agilidad y talento.

Virginia Serrano, la nueva novelista de moda, no se pierde una de todas ellas, como Carla, la prota de su novela que será el hit del año

Ellos me dicen que se compran la ropa en Gore, como todo lo mejor de la zona, además de en Madrid o en Londres, donde viajan mucho para captar clientazos, que como El Granaino, el Frisone o La Finca no hay nada igual en ninguna parte del mundo. Y como buenos ilicitanos la Masía de Chencho es el sitio donde relajarse un viernes a medio día o un sábado con la familia. Y para jugar al golf, Villa Marta, Las Ramblas o las Colinas y un sushi finalmente en Enzo Sushi de Playa de Orihuela y la Zenia. Allí recalan sus barquitos para salir a navegar con la familia y terminar comiendo un fantástico pescaito en el Náutico de Cabo RoigVirginia Serrano, la nueva novelista de moda, no se pierde una de todas ellas, como Carla, la prota de su novela que será el hit del año. Promete todo y ellos más.

Un beso de finde y a bailar, qué toca ya.