ENTREVISTA con Marta Martín, Diputada nacional de Cs por Alicante: “En este país la educación se utiliza como herramienta política entre PP y PSOE y eso debe cambiar”

Marta Martín LLaguno.jpgMarta Martín Llaguno es Catedrática de universidad en la UA en excedencia y actualmente Diputada por Alicante en el Congreso por Ciudadanos en la XII legislatura. Es licenciada y doctora en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, con una tesis doctoral que versaba sobre el tratamiento del SIDA a través de la prensa. Portavoz de la Comisión de Educación y Deporte y portavoz adjunta de la Comisión de Igualdad.

Hoy transcribimos aquí la entrevista que José Belchí ha tenido con Marta Martín, en el programa Tiempo Nuevo de 12TV, en el mes de julio de 2018.

PREGUNTA: Usted es una mujer de la docencia metida a política por convicciones sociales y educativas, por eso le planteo para empezar: ¿La política desgasta tanto como dicen los políticos?

RESPUESTA: La política es bastante dura. Hay profesiones muy duras, pero la política te roba mucho tiempo y no se puede compatibilizar con otras cosas. Pero es muy estimulante cuando ves que puedes hacer cosas, aunque sean pequeñitas, por los demás. Los que más han sufrido en estos tres años son mi hijo y mi marido y toda mi familia, que tienen que renunciar a estar conmigo por mi actividad. Pero mira, antes de verano conseguí que los niños con necesidades educativas especiales volvieran a optar a becas que se les habían quitado. Solo por ese pequeño gesto, que es muy grande para personas que necesitan que se les atienda y se contemple porque es su derecho, para mí lo vale todo. Es una oportunidad que me ha dado la vida. Estoy muy agradecida y espero estar dando lo mejor de mí, siempre pensando que esto es una etapa de mi vida, porque mi vida de verdad –mi profesión, mi trabajo, mi mundo- es la docencia y mi sitio está en la universidad.

P: Pues mirándola a usted, cualquiera diría que no desgasta porque yo la veo cada día más guapa. Y de eso le quiero hablar, ya que no sé si yo tengo que decir esto ¿Tengo que medir mis palabras si quiero lanzar un piropo a una mujer porque eso ya no está bien visto?

R: Parafraseando a Bibiana Fernández te diré que “si te ponen una multa por decirme un piropo, te la pago yo”. Tenemos que luchar por una sociedad más igualitaria, más equitativa, más paritaria… pero no podemos llegar a unos extremos donde las relaciones con las personas se hagan imposibles. Un piropo elegante, bonito y lanzado con cariño y bien intencionado siempre es de agradecer. Una ofensa o algo que haga desmerecer a una mujer o a un hombre siempre hay que vigilarlo para eliminarlo. Pero como en este caso sé que es bien intencionado, a mí me gusta y te lo agradezco.

Marta Martín LLaguno2P: ¿Y ese consentimiento expreso para tener relaciones no nos sitúa en una tesitura muy delicada para poder poner los límites?

R: Eso hay que mirarlo en el contexto de la violencia contra las mujeres. Es cierto que hay algunos tipos de violencia, como la violencia sexual, que cuando nosotros hemos debatido en el pacto de estado modificar para proteger más a las mujeres, Patricia Reyes y yo –mi compañera en la subcomisión- pedimos que se ampliara el concepto de violencia machista, que ahora se circunscribe al compañero íntimo, a otros tipos de violencias que afecta a las mujeres. El partido Socialista no quiso. Por eso nos parece extraño que ahora –después de la sentencia de la manada- traigan a colación unas modificaciones del Código Penal que yo creo que hay que hacer –si es que cabe el caso- en un contexto de muchísima seriedad, no como un eslogan publicitario. Si se quiere hacer una reforma del Código Penal, hay que hacer una reforma en todo su contexto, no solo de una parte que ahora está en el debate. Yo creo que lo que es importante es que haya un cumplimiento íntegro de las penas. Tenemos herramientas que ahora mismo no se están utilizando y estamos llevando debates muy extremos sin hacer uso de lo que ya tenemos. Me parece que la violencia sexual es una cuestión gravísima. No se puede permitir que haya un incremento de las violaciones, como estamos viviendo en los últimos meses. Pero la solución no está en si hay que poner o no el consentimiento informado exclusivamente. Tendremos que analizarlo en un contexto más amplio. Los jueces aplican las normas que tienen. Es verdad que ha habido una sentencia que ha generado problemas, incluso en el Poder Judicial porque ha habido debate interno, y que si hay una tipificación que no responde a la realidad de los hechos, habrá que legislar para adaptar la norma a la realidad. Pero no se puede llevar el debate a un eslogan publicitario, que es lo que me parece que es hacia donde se está llevando este debate.

P: En casos como la sentencia a Puigdemón dicen el gobierno que hay que respetar las decisiones judiciales, sin embargo en asuntos como los de la manada es el propio ejecutivo el que pone el grito en el cielo ante la sentencia ¿Se respeta o no se respetan las decisiones judiciales? O dicho de otro modo ¿Hay separación de poderes?

R: La separación de poderes es la base del sistema democrático y yo creo que sí que se respeta. Nosotros lo respetamos, aunque eso no quiere decir que lo compartamos todo. Hay sentencias con las que no estamos de acuerdo, porque pienso que la libertad de expresión no debe estar acotada, pero nosotros las acatamos y las respetamos. Ahora bien, cuando uno hace una causa política de una sentencia, utilizándola de una manera publicitaria o partidista, está haciendo un flaco favor a todo el sistema democrático. Revísese de una manera responsable, no desde una manera electoralista ni partidista, para plantear los cambios que realmente sean necesarios.

“Trajimos a comparecer a un mujer que había recibido veintiuna puñaladas de su ex pareja y acabamos llorando por los testimonios de esa víctima. Eso no puede puede continuar ni un minuto más”

Marta Martín LLaguno4P: ¿Cómo político se puede ser feliz o los varapalos que reciben merman la felicidad?

R: Como político se puede ser muy feliz. Pese a las críticas o lo que te puedan decir, el poder conseguir cosas que tú crees que son buenas para la sociedad y trabajar para colectivos que tienen reivindicaciones justas, en los que uno puede colaborar a conseguirles un mundo mejor, es una gran satisfacción. Yo he tenido muchísima suerte en mi vida política porque mi partido me ha situado en dos ámbitos que para mí son fundamentales: La educación y la igualdad.

Recuerdo que cuando estuvimos en la subcomisión de violencia de género trajimos a comparecer a una mujer que había recibido veintiuna puñaladas de su ex pareja –que estaba en la cárcel- y ella contó su experiencia. Recuerdo como todas y todos –había dos diputados- acabamos llorando por los testimonios de esa víctima. En ese momento nos dimos cuenta de que eso no puede continuar ni un minuto más. No podemos dejar que una mujer que pase por esas circunstancias no sepa cómo poner la denuncia o cómo protegerse ella o a sus hijos. Cuando ves esas situaciones y participas en las negociaciones te das cuenta de que este oficio vale la pena. La cosa más bonita que puedes hacer en política es llegar a acuerdos con los que no piensan como tú.

P: ¿Y en la parcela educativa es posible conseguir un pacto con los que no piensan como tú?

R: En este país tenemos un problema, y es que la educación se utiliza como herramienta política entre dos bloques: entre el Partido Popular y el Partido Socialista. Hay cuestiones que podemos cambiar y debemos cambiar ya, pero cuando llega el momento no se hace.

Un día llegaron los portavoces del PSOE a la negociación de la Comisión de Educación y se levantaron de la mesa con una excusa peregrina, que es que no se había contemplado un 5% del PIB en la financiación de la educación, cuando de catorce puntos estábamos en el segundo. Es un tema importante, obviamente, pero que se puede negociar en la propia mesa de negociación y no levantarse de la mesa y romper las negociaciones. Yo creo que el Partido Socialista se equivocó de todas, todas. Las encuestas no les daban buenos resultados en ese momento y pensaron que era bueno mostrar una imagen de ruptura con el PP para que sus votantes reaccionasen.

La educación en este país se utiliza como una herramienta electoralista. Los partidos creen que llegar a consensos no es un asunto que de muchos votos y  politizan la educación. Yo creo que tienen que salir de esa dinámica.

 P: ¿Habrá reforma educativa?

R: Rotundamente no, y a los hechos me remito. Lo que el Gobierno del PSOE ha empezado a hacer es desenterrar los viejos grandes éxitos de su partido para volver a ponerlos en el sistema educativo: eliminar la religión, la educación para la ciudadanía, concertadas… en fin, otra vez con los debates de siempre, pero sin plantear las soluciones necesarias. No se ha puesto a hablar de cuestiones esenciales, como el currículum escolar, el abandono escolar temprano, las desigualdades educativas entre comunidades autónomas. Por el mero hecho de que tú nazcas en una u otra comunidad autónoma tienes más o menos financiación para el sistema educativo y eso repercute en la calidad educativa de los alumnos. No podemos cambiar la Ley Wert por la Ley Zapatero. Porque ni la Ley Zapatero fue buena ni la Ley Wert lo ha sido. Este país necesita una reforma educativa profunda. No podemos generar un debate estéril. ¿De verdad que lo más preocupante de nuestro sistema educativo es si religión obligatoria o voluntaria? En vez de estar hablando de eliminar barracones, crear un sistema educativo que permita el acceso a todas las capas sociales como ascensor social. Para que un niño pueda ser libre y autónomo viva donde viva. No voy a apoyar un pacto educativo que sea un parcheado. Nosotros estamos para respaldar una reforma del sistema educativo serio. Ahora se salva la situación gracias a los profesionales de la docencia. Los profesores y profesoras demuestran que esta es una profesión vocacional, y eso nos ayuda a mantener el nivel educativo en España.

“Los nacionalismos que tenemos en España son el cáncer de la democracia en estos momentos y en la Comunidad Valenciana también los estamos sufriendo”

P: ¿Qué papel juegan los nacionalismos en el desarrollo político?

R: Los nacionalismos que tenemos en España son el cáncer de la democracia en estos momentos. En el momento hay idearios que piensan que están por encima del resto, entonces ya no hay democracia. Yo creo que respetar las diferencias es democrático, pero hacer de las diferencias una marca de superioridad con respecto al otro es un peligro terrible. Eso es lo que nos está haciendo el nacionalismo, el acoso al que no es como tú o no piensa como tú. Si no respetamos desde el respeto a al diversidad estamos siendo cómplices a esas actuaciones. En España se han ido haciendo concesiones al nacionalismo para evitar combatirlo y eso nos ha llevado hasta aquí. Lo estamos viendo en la Comunidad Valenciana. En los últimos años las imposiciones nacionalistas y lingüísticas de Compromís en el plano educativo están creando problemas donde no los había y  muestran la evidencia de a dónde vamos a llegar por ese camino.

Marta Martín LLaguno3P: ¿Y qué aporta Ciudadanos a esta situación?

R: Mi partido aporta valentía, moderación y firmeza. Eso es lo que se nos ha premiado en las elecciones catalanas –donde Ciudadanos fue el partido más votado con Inés Arrimadas al frente-. La exquisitez en las formas y el respeto es fundamental. Podemos equivocarnos y podremos errar, pero el respeto lo llevamos por bandera, porque la democracia es el respeto, es la tolerancia. La democracia sin entender que las identidades son líquidas y que cada uno se puede sentir como quiera y tiene que estar integrado nos lleva a lo que estamos sufriendo ahora; una actitud de acoso que no podemos permitir desde el punto de vista social.

Es necesario el diálogo, pero entendiendo que hay límites que no se pueden sobrepasar, porque forman parte de las normas que nos hemos dado.

P: Muchas gracias por su tiempo y suerte en el nuevo curso político que comienza

R: Muchas gracias, ha sido un placer estar aquí.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.