ENTREVISTA con Leoncio Calvo Gómez, Director del Colegio Nazaret de Alicante: “Nazaret está porque su labor no hay nadie que la esté haciendo”

Leoncio Calvo (San Felices, 1962) es natural de Soria, aunque afincado muchos años en Alicante. Su entrega por la acción social le lleva a dirigir el proyecto que hace 50 años puso en marcha el Padre Fontova, el Colegio Nazaret. En él se desarrollan actividades para que niños y adolescentes en riesgo social puedan sentirse incluidos en la sociedad, maduren personalmente y desarrollen sus capacidades.  El nuevo proyecto de Nazaret es implementar talleres formativos en torno a la música, y para ello trabajan, junto a la Asociación de Cantautores La Explanada, en la apertura del centro sociocultural La Casita.

“Nazaret está porque su labor no hay nadie que la esté haciendo”

Pregunta.- Actividades musicales para alumnos de Nazaret…

Respuesta.- Sí, la música es una de las actividades que tenemos programadas. Se trata de facilitar a los chavales que están en los distintos programas de Nazaret, tanto en la escuela, en los pisos tutelados como en los programadas de familia, el acceder a una formación que está vinculada con el ocio.

P.- Los programas de Nazaret son: Vida, Día, Familia y Laboral. ¿De cuál de ellos formará parte?
R.- Esperamos que sea en general para todos. Cuando surgió el proyecto de La Casita, que es un proyecto muy majo, la idea era ofertar a los chavales de Nazaret que hicieran sus pinitos en la música, aprovechando que están aquí los cantautores alicantinos de La Explanada, pero ahora además se ofrece al barrio de San Agustín. Es un planteamiento bonito. Es una casa que todo el mundo la podrá aprovechar por todas las bandas, los cantautores dentro de lo suyo, porque podrán ensayar y grabar, Nazaret porque permite a los chavales entrar y tener experiencia de tipo musical y por los vecinos, porque va a estar abierto a todo el barrio.

Estaría bien que institucionalmente apoyaran las iniciativas de los colectivos locales o que trasladaran algunos eventos a los barrios periféricos, que siempre se concentran en el centro

P.- ¿Siente que en San Agustín hace falta mayor implicación cultural para los vecinos?
R.- Todos los barrios, no solo San Agustín, hay que dinamizarlos un poquito más. Y estaría bien que institucionalmente apoyaran las iniciativas de los colectivos locales o que trasladaran algunos eventos, que siempre se concentran en el centro, a los barrios, de forma que fuera más radial. La cultura y la música no tienen lugar, tiene que estar derramada en todas partesy aquellos que son responsables de potenciarla podrían verlo.

P.- ¿Qué opinión le merece que las actividades que se harán en La Casita sean por parte de los músicos a nivel particular?
R.- Creo que la responsabilidad es conjunta, que nos corresponde a todos, porque todos somos parte de una sociedad en la que tenemos que participar y nadie puede sentirse al margen de ella. Pero claro, nosotros tenemos unos representantes que están en el Ayuntamiento, o en otras entidades, que también tiene que reconducir esas inquietudes y darles forma. Es responsabilidad de las instituciones, pero que también nos toca parte a los demás. Si en un barrio la gente apuesta y decide por hacer cosas, se hacen.

P.- ¿Cómo surgió que Nazaret cediera esta casa a la Asociación de Cantautores?
R.- Fue algo tan sencillo como que Manolo Copé y Alfonso Copé eran educadores en Nazaret y conocían la existencia y posibilidades de la casa, lo propusieron y a Nazaret le pareció bien. Yo creo que estas cosas salen de situaciones muy sencillas, no fue un gran proyecto, sino de hablarlo y decidir destinar cada parte los esfuerzos. Los músicos se están dedicando a realizar la obra y montando los talleres y Nazaret aportó la casa y lo que ha podido.

leoncio Nazaret la casita.jpgP.- Siendo Nazaret una titularidad de la Compañía de Jesús (Jesuitas), dispone de casas, del colegio y de recursos humanos, ¿cómo puede sustentar toda esta infraestructura?
R.- Haciendo equilibrios y haciendo lo que hay que hacer, aunque luego cueste pagarlo. Lo queno se puede es dejar de hacer las cosas porque no se puedan pagar, sino que primero viene el compromiso de cubrir las necesidades y después buscar la financiación. Ahora mismo nosotros dependemos de los conciertos y subvenciones con la Administración. Casi el 90% de los ingresos que tiene Nazaret vienen por esa vía. De los Ayuntamientos, Consellería de Educación y Consellería de Bienestar Social, principalmente. Luego hay una pequeña parte, en torno al 10%, que la aportan los “Amigos de Nazaret” con donaciones privadas. Nazaret está porque esto no hay nadie que lo esté haciendo. Aunque en realidad es una obligación del Estado. Desde 1957 el Padre Fontova, el fundador, decía que “Nazaret existe porque quien se tiene que ocupar de esto no se está ocupando, o no se está ocupando con la calidad que corresponde”. Esa es la ideológica que nosotros mantenemos todavía. Que tanto la tutela, como la educación los chavales de riesgo social es una obligación de las Administraciones, pero somos nosotros quien lo hacemos.

P.- ¿Qué opina que todavía hoy Asociaciones privadas sigan atendiendo las necesidades formativas y la implicación cultural en Alicante?
R.- Es de agradecer que eso exista, porque hay que potenciarlo. Hay que seguir adelante con esas iniciativas humanas. Lo ideal que todos los chavales pudieran acceder a estas actividades, pero partimos de que eso no es posible ni real. El que se involucren en estos programas es la manera de dinamizar unos tiempos que coinciden con los de ocio. Facilitar el acceso a la música. ¿Que deberían estar más apoyadas por el Ayuntamiento? Sí, claro. Pero no porque no estén apoyadas se van a dejar de hacer, porque si no, no nos moveríamos.

P.- Dentro de La Casita habrá un estudio de radio, ¿dispone Nazaret de un dial?
R.- Eso viene de lejos. En el colegio Nazaret teníamos una emisora de radio con un dial que donó una antigua profesora. Siempre hemos hecho pinitos en la radio, pues lo acoplamos como proyecto en la asignatura de Lengua Castellana y en los ratos de recreo los alumnos hacían programas. Ponían música, hacían comentarios o felicitaban. Se hizo una tradición lo de la radio. Con esa experiencia e inquietudes hemos querido ponerla en práctica nuevamente aquí. La intención en recoger los gustos e ideas de los chavales del colegio y los vecinos del barrio, y que pueda un educador junto con los músicos de la Asociación. La idea es que sea un programa de radio donde se pueda emitir música, entrevistas, pero sobre todo anuncios de los talleres que se van a desarrollar en La Casita.

P.- ¿Cómo cree que se puede fomentar en los barrios la cultura popular?
R.- Yo echo de menos las Asociaciones de Vecinos. Yo me crié en un barrio pequeño y recuerdo cuando era joven que la Asociación de Vecinos de mi barrio era potente, donde encontrabas refugio para hacer reuniones, y hasta se hacía alfabetización. Era un punto de donde irradiaba la cultura popular para cubrir las demandas del barrio. Esas Asociaciones están mucho más apagadas y se nota que hay mucha menos participación de los propios vecinos. La sociedad es reflejo de lo que somos. Como ciudadanos somos muy pasivos, demandamos mucho pero a la hora de dar el paso nos cuesta. Y esperar a que lo haga todo la Administración no es sostenible. Nosotros como ciudadanos tenemos que ocupar nuestro espacio de reiniciación.

@OlgaAvellan

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.