El tripartito de Alicante pone trabas a la instalación de un hospital privado en Benalúa

El gobierno municipal de Alicante (compuesto por PSOE, Guanyar Alacant y Compromís) no permitirá que se instale un hospital privado en el antiguo asilo de Benalúa “porque el edificio está incluido en el nuevo catálogo de protección municipal que se pretende aprobar próximamente”, aunque la empresa solo pretende transformar el interior de la nave y el sótano, donde quieren instalar los quirófanos y las salas de radiodiagnóstico.

Los vecinos del barrio de Benalúa reclaman al tripartito que permitan esta inversión privada para que, por fin, se dote a esta zona con unas instalaciones sanitarias de calidad y que, además, esta implantación permita el crecimiento comercial y hostelero de la zona, lo que podrá redundar en la creación de puestos de trabajo.

El proyecto recoge una superficie de 13.000 metros cuadrados para la instalación del hospital, con una inversión total de unos 3,6 millones de euros

La empresa Gestión y Explotación Hospitres SL, vinculada a los hospitales IMED con centros en Elche y l’Alfàs del Pi, quiere convertir el antiguo asilo de Benalúa en un hospital privado con quirófanos, consultas, salas de tratamientos de estética, sala de partos y cabinas dentales, algo que los vecinos de Benalúa reclaman desde hace años que se pudiera convertir en un centro social para un barrio con carencias en equipaciones públicas.

 

El gobierno municipal tripartito de Alicante ha anulado el convenio que suscribió el anterior ejecutivo local y anuncia que podría recurrir a la expropiación para hacerse con la propiedad del edificio del asilo

El tripartito podría invalidar este proyecto aludiendo a la futura clasificación protegida del edificio del asilo, que está incluido en el catálogo propuesto para su aprobación, donde Guanyar Alacant quiere excluir la Cruz de los Caídos para eliminarla, pero no contempla ninguna modificación con el edificio del asilo para facilitar la instalación del hospital.

El proyecto se desarrolla en las diferentes plantas con las que cuenta el edificio, excepto la planta sótano que sería de nueva construcción, según plasma el proyecto, para adaptarse al funcionamiento interno del hospital, con la instalación de quirófanos, salas de radiodiagnóstico y una zona de aparcamiento. En la planta baja se construiría una nueva nave dedicada a la sección de administración, conectado con el edificio actual por medio de dos corredores de vidrio. En el interior del edificio se contempla, en la planta baja, la zona de urgencias y de fisioterapia, así como la cafetería. En la primera planta se han previsto las consultas médicas, y en la segunda y tercera plantas se contemplan las zonas dedicadas a hospitalización, divididas en habitaciones.

El centro hospitalario recoge un proyecto donde se contemplan 47 plazas de garaje, cuatro quirófanos, 24 consultas, 42 habitaciones, seis salas de tratamiento de estética, cinco cabinas dentales, una sala de partos, dos ecógrafos, un densiómetro, un mamógrafo, una resonancia y un tac.

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.