Las calles de Alicante están sucias y muestran signos de insalubridad agravado por la huelga de celo de los trabajadores de limpieza

La huelga de celo de los trabajadores de limpieza aboca a la ciudad de Alicante al abandono, mientras el tripartito mira para otro lado y deriva la responsabilidad a la empresa y a los trabajadores.pp

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los vecinos de Alicante y los turistas que durante este mes de agosto visitan la ciudad tienen que tropezarse cada día con suciedad, papeleras llenas, papeles y plásticos por el suelo y muestras de abandono. La huelga de celo que secundan los trabajadores de la empresa de limpiezas agudiza la precariedad de mantenimiento que sufre la ciudad. Los trabajadores piden más medios y más personal para un trabajo eficiente, pero la empresa se niega a escuchar estas reivindicaciones. Mientras tanto, el tripartito que gobierna en el consistorio alicantino (PSOE, Guanyar Alacant y Compromís) culpan de todo a la herencia recibida y llevan dos años sin solucionar esta situación.

Hay quien llega a pensar que el concejal delegado de limpiezas, Víctor Domínguez, de Guanyar Alacant, podría estar provocando una situación de dejadez de manera intencionada para cumplir con la premisa de su grupo, que apuesta por la municipalización del servicio de limpieza. Si la contrata funciona mal puede que tengan más fuerza para convencer a sus socios en el ayuntamiento para revertir la titularidad de la gestión.

 

Si deseas aportar tu opinión sobre esta noticia, por favor, deja aquí tu comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.